Seguridad Industrial

Inicio

Seguridad Industrial

La Seguridad y salud laboral, a la que se le denominaba antes “Seguridad e Higiene en el Trabajo” tiene por objeto la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo. De esta materia se ocupa el Convenio 155 de la Organización Internacional del Trabajo sobre seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente en el trabajo.

En las empresas existe una cultura de seguridad, más también la seguridad constituye en sí misma una cultura. Por lo primero, se entiende que en una empresa se conjugan normas, planes, procedimientos, paradigmas, actitudes, motivaciones y valores. Por lo segundo, se comprende que la seguridad como cultura es viva, por lo tanto, se origina, desarrolla y cambia de acuerdo a la realidad del marco histórico social en el que operan las empresas.

El repertorio de conductas previsoras de la persona humana frente al riesgo es muy amplio, pero puede unirse al planteamiento estratégico personal o planteamiento de vida, un recurso extraordinariamente importante para que las personas aprendan a desarrollarse una visión de futuro, a comprometerse con sus propios objetivos de vida, así como, también a mejorar continuamente en todas las áreas de su personalidad. Esto, indudablemente, forma una parte de una sana filosofía de seguridad en la vida.

Las actividades negativas de ciertos trabajadores hacia la seguridad, la supervisión y la empresa tienen también relación directa con los accidentes de trabajo. Así pues, mientras más negativas sean las actitudes de los trabajadores hacia las dimensiones psicosociales consideradas la probabilidad de accidentalidad de éstos también se incrementarán.

Las emociones negativas experimentadas por los trabajadores tales como, ansiedad, miedo, inseguridad, cólera, depresión y otras, pueden ser consideradas como una de las causas de los accidentes de trabajo. De tal manera, que es necesario que los trabajadores aprendan a relajarse, así como, también que los supervisores aprendan a reconocer estos estados emocionales negativos para actuar con mayor racionalidad y sensibilidad.

El estrés laboral se encuentra presente en la mayoría de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales generados en las empresas. El espectro es muy amplio pero pueden mencionarse entre otros: trabajo exageradamente difícil, fatiga o cansancio, monotonía o ritmos repetitivos en el trabajo, jornadas prolongadas de trabajo, innovación tecnológica, automatización y robotización, reducción de puestos de trabajo o “down sizing”, falta de participación en la toma de decisiones, estilos de supervisión inadecuados, problemas de comunicación, conflictos laborales, clima organizacional negativo, posibilidad de pérdida del empleo, procesos de cambios en la empresa, nuevos desafíos para los trabajadores, etc.

Veinticinco años atrás términos como “karoschi, mobbing y burnout” simplemente no existían en la literatura especializada en psicología de la seguridad.

Karoschi es un término japonés que designa la muerte por exceso de trabajo generada en entornos laborales sumamente exigentes por la producción y la productividad; pero, al mismo tiempo, de poca o nula preocupación por la salud integral de sus trabajadores.

Mobbing es el hostigamiento o agresión psicológica perpetrada por algunos supervisores y/o trabajadores sobre determinados servidores de las empresas, considérese aquí el denominado puteo.

Burnout o síndrome de quemarse en el trabajo, expresa el desgaste físico y psicológico del trabajador que se ve enfrentado a situaciones frente a las cuales no logra vislumbrar resultados satisfactorios.

Las organizaciones empresariales tienen el derecho, además de la responsabilidad, de apelar a las medidas disciplinarias cuando sea menester; sin embargo, no debieran dejar entre líneas las imprescindibles medidas preventivas, educativas y promocionales. Además de que se reconoce, que no es precisamente con sanciones disciplinarias con las que se logrará cambiar los comportamientos y mentalidad de las personas sino con efectivas medidas de prevención y promoción de la persona humana.

 

Anuncios